Jueves, 21 De Septiembre De 2017
Plaça de l'Olivera, 1, El Pi de Sant Just, Olius - 25280
Teléfono: 973 48 09 61 
Fax: 973 48 28 01

Historia

Olius

El municipio de Olius es muy ancho, debido a que en 1847 se unió el término de Olius con el término del Castellvell. Tiene una extensión de unos 54 Km2. En su término hay cuatro parroquias: la de Sant Esteve de Olius, la de Sant Just-Joval, la de Brics y la del Castellvell. Tiene una altura de unos 600 metros a nivel de río, hasta los 936 m. de la Torregassa. En el curso del río Cardener se encuentran importantes antiguos molinos, como el de Ratavilla (1,098), el de los Cups (1080), el de Rodamilans (1092) y el molino del Pont. También hubo una fragua (1,627).

El hombre ha habitado estos parajes desde muy antiguo. Los poblados ibéricos de Anceresa sobre el Vilaró Nou y el de Setelsis cerca del Castellvell nos sitúan 400 años antes de Cristo. En tiempos de los romanos la gente abandonó las colinas para cultivar las tierras planas de Olius. Del paso de los árabes no queda rastro.
Con la Reconquista aparecen las primeras noticias escritas de Olius. En el año 985, el presbítero Duran da unas tierras y unas viñas a la casa de Sant Esteve, donde vivía una pequeña comunidad de clérigos. En el castillo de Olius, donde ahora está la Torreta, los condes de Urgell residían largas temporadas. Sabemos que, en el año mil, el prior Ramon Solsona se presentó en Olius y rogó al conde Ermengol que concediera una carta de franquicias para su monasterio. El conde, además de las franquicias, le dio la propiedad de la Montada. En el testamento de Ermengol IV, de 1102, pide ser enterrado en Solsona y da al monasterio el castillo de Olius y todo su término, de tal manera que en los años 1790 el obispo de Solsona, Rafael Lasala, aun tenia el titulo de señor y marqués de Olius.

En el año 1348, se extendió por todas partes una gran epidemia de peste que provocó una gran mortandad. Muchas casas de Olius quedaron deshabitadas y los campos baldíos sin cultivar. En el fogaje de 1378, consta que en el término de Olius había quince fuegos y que pagaron seis sueldos por fuego en las Cortes celebradas ese año en Barcelona. El 30 de agosto de 1428, el castillo de Olius contribuyó con diez florines de oro a la coronación del rey y la reina de Catalunya y Aragón.

El monasterio de Solsona, durante los siglos XV y XVI, entró en franca decadencia, los canónigos ya no vivían en el convento, los abades residían lejos y las rentas no eran bien administradas. Cuando el abad Juan de Aragón (1534) quiso volver a cobrar sus rentas, de Olius le contestaron que hacía mucho tiempo que no pagaban derechos feudales y que los consideraban abolidos. Esto movió un largo y ruidoso pleito en la Real Audiencia de Barcelona.

En 1593 se creó el obispado de Solsona. El 13 de febrero de 1595, los cónsules de Olius prestaron homenaje al nuevo obispo como señor del castillo y del término de Olius. La bonanza económica de los siglos XVII y XVIII permitió rehacer muchas casas de Olius, en algunas de ellas en los dinteles de las puertas todavía se ve la fecha de aquel tiempo. También se hacen muchos retablos barrocos. La misma fragua, montada en 1627 a pie de río, en el lugar donde estaba el molino de Salicames, es fruto de esta prosperidad. Dicen que esta fragua acuñaba moneda falsa. 

El siglo XIX se caracteriza por los estragos de las guerras, la invasión de las tropas de Napoleón (1808-1814), El Trienio Liberal (1820-1823), las tres guerras carlistas (1834-1875), dejaron la comarca llena de miseria. Mientras en otros lugares se producía la Revolución Industrial que llevaba a un progreso en el país, aquí se vivía la profunda crisis de las comarcas rurales con un fuerte desplazamiento de gente hacia las áreas industrializadas. Como si esto fuera poco, la filoxera arruinó los viñedos del municipio.

No es hasta las décadas de los 50-70 que el municipio vuelve levantar vuelo con las numerosas granjas que se abren en las casas de campo y con la urbanización de Sant Just, situada al lado de la carretera en Solsona, con la construcción de unos 200 chalets y una zona industrial. Aquí se ha levantado (1954) la parroquia de Sant Just-Joval

LA PARROQUIA de OLIUS El templo actual fue consagrado en 1079 a petición del conde de Urgell y los habitantes del lugar. El altar de arriba se dedicó a San Esteban y el de la cripta al Santo Sepulcro. La cripta es la parte más original de la iglesia. Forma un espacio rectangular con seis columnas que se abren en forma de palmera que aguantan arcos de medio punto y bóvedas de arista y dan a la estancia una belleza extraordinaria. Esta cripta le ha dado fama a Olius y es muy valorada dentro del arte románico mundial.

EL CEMENTERIO A poca distancia de la iglesia, se encuentra el cementerio de Olius, que llama la atención porque huye del esquema acostumbrado de los otros cementerios . En él se combinan las rocas caídas de la montaña, símbolo del decaimiento y de la muerte, con las hojas de encinas siempre verdes, símbolo de vida. Muerte y vida en un cementerio cristiano. Es obra del arquitecto Bernardí Martorell que recibió la influencia modernista de Gaudí. Se inauguró en 1915. Es un modelo de fantasía y novedad en el arte funerario modernista, ya que en Catalunya se pueden encontrar panteones modernistas, pero como cementerio es único.

LES SITGES En el entorno de la iglesia se pueden visitar unos silos ibéricos de unos 300 años antes de Cristo, con la novedad de que no eran unos agujeros sólo para guardar grano, sino que por su gran cantidad, unas ciento cincuenta, hace pensar que era un gran comercio de grano.

Enrique Bartrina

Buscador

Ayuntamiento
Todas las administraciones

Destacados

Mapa Web